¿Cómo lo hacemos?

Nuestra técnica de moldeado es artesanal en su totalidad ya que usamos tornos mecánicos y moldes de yeso para lograr piezas uniformes.

Una vez que la pieza está terminada, la dejamos secar un tiempo aproximado de 20 días en espacios libres de corrientes de aire para evitar que se truene y así estar lista para la primera “quema” en el horno.

Ya cocida la pieza, le damos un baño de esmalte y pasa al decorado, cuya técnica ha permanecido intacta desde su origen. En esta parte del proceso nuestros decoradores dan rienda suelta a su imaginación complementándola con su habilidad para plasmar los dibujos característicos de la talavera poblana. Finalmente las piezas se someten a la última “quema” logrando así los colores y brillos que enamoran a todos.

foticas